Por Guillermo A. Puccio, Coordinador de Proyectos

En toda ciencia, es importante tener claros algunos conceptos y definiciones, que consensuados, servirán de base para armonizar los debates.  La conservación, el uso sostenible, en sus formas consuntiva y no consuntiva, el uso no sostenible y la preservación son conceptos que deben definirse sin ambigüedades. Decimos esto porque generalmente se confunde "preservación" con "conservación", cuando la primera no es más que una herramienta de la segunda.

Entonces, la Conservación de la diverisidad biológica se logra a través de diferentes herramientas: la preservación (casos extremos, en donde una especie de fauna o de flora silvestres se encuentra amenazada de extinción); el uso sustentable consuntivo (extracción de especímenes de fauna o de flora silvestres enteros o sus partes) o uso sustentable no consuntivo (ecoturismo, avistajes, etc.). Lo opuesto a la conservación es el uso no sustentable, en donde la extracción sobrepasa la capacidad del recurso de regenerarse, o donde existe degradación de los recursos por sobrecarga turística, introducción de especies exóticas, o bien por contaminación.  

El primer tratado internacional que abordó el tema de la conservación de la vida silvestre a través del uso sustentable ha sido la CITES. Este tratado establece reglas para que el comercio internacional sea una herramienta de conservación.

Leer más...